Plaza de Marte: Importante polo sociocultural de Santiago de Cuba

Body: 

Publicado: 16 de febrero de 2018 | Por: Carlos Manuel Ponce Sosa | Fotos: Autor

El arribo a los cinco siglos de existencia de Santiago de Cuba (25 de julio de 2015), se convirtió en el pretexto ideal para implementar en la ciudad un movimiento socioeconómico de alto impacto, el cual se tradujo en una serie de transformaciones desde el punto de vista constructivo. En tal sentido un polo articulador de la Capital del Caribe como lo es Plaza de Marte no iba resultar indiferente.

Es por ello que en el mencionado contexto de celebración se acometió la primera fase del “Proyecto de completamiento de Plaza de Marte y su entorno”, según refirió la arquitecta Ivette Borjas Martín, especialista del Plan Maestro de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), una de las profesionales a cargo del ambicioso empeño.

El objetivo supremo fue concebir a Plaza de Marte e instalaciones aledañas como centro de actividades socioculturales. Una de las primeras acciones ejecutadas consistió en reubicar algunas entidades administrativas que circundaban en el anillo de la Plaza y adaptar dichos espacios a las características propias del nuevo perfil, que se pretendía introducir en el orden social.

Fue así como emergieron establecimientos comerciales, gastronómicos y de servicios  como La Gran Sofía (antigua sede del Arquitecto de la Comunidad), la Chocolatera Fraternidad (otrora Empresa de Mantenimiento Constructivo) y la tienda de instrumentos musicales Sindo Garay (en su momento la Oficoda*).

Más cercano en el tiempo, a mediados del 2017, se llevó a cabo la segunda etapa del proyecto, esta vez con un enfoque de desarrollo urbanístico más marcado.

En esta fase las acciones de remozamiento se enfrascaron por ejemplo en el soterrado de los sistemas de líneas eléctricas, telefónicas y medios de seguridad vial, contrarrestando las desfavorables visuales  que propiciaba la versión tradicional de cableado por aire, conocido como “telaraña”, la cual impedía la correcta apreciación de los edificios de estilo ecléctico, de corte racionalista e instalaciones coloniales que enaltecen el entorno de la emblemática Plaza.  

“Hemos incidido en alrededor de 40 objetos de obras, en labores de  sustitución de pisos, falso techos, también en la restauración de interiores, fachadas y mobiliario, como es el caso de la barbería Cuesta Abajo y la peluquería Doroty”, refirió Borjas Martín.

“Asimismo, —continúo explicando una de las especialistas responsable del proyecto urbano— se intervino con distintos niveles de profundidad en espacios de esparcimiento y servicios, entre ellos el Patio de la Música Los Dos Abuelos, Café Mama Inés, La Primera Caridad y la academia de judo Hiroshima, además de la panadería-dulcería La Glorieta”, agregó.   

También, se procedió a la sustitución de alrededor de 1 km de la acera que rodeaba la Plaza, conformadas anteriormente por segmentos de granito y  adocreto que lamentablemente estaban en mal estado, provocando en no pocos casos riegos de accidentes para los peatones. Razón más que suficiente para que se decidiera la referida sustitución. Dicho trance, fue aprovechado para empotrar dispositivos de luces led en algunos tramos de las nuevas aceras, dotando a la antigua Plaza de rasgos de modernidad. 

“Sin dudas este último fue el objeto de obra más complejo, traumático y ambicioso (exceptuando la ampliación de la Chocolatera) que asumimos en esta etapa del Proyecto”, acotó la arquitecta, con aproximadamente dos décadas de desempeño en la OCC.  

Precisamente por la relevancia de la ampliación de la Chocolatera Fraternidad, devenida en lo que hoy conocemos como La Scala de Milano versará una posterior entrega periodística.

Casi al final de la plática la avezada especialista del Plan Maestro, no quiso dejar pasar la oportunidad de dialogar con la prensa y no reconocer la encomiable labor desplegada por las personas que tuvieron que ver con la relevante remodelación de Plaza de Marte, pertenecientes a entidades como Aguas Santiago, el Gobierno y el Partido del territorio, la Empresa Eléctrica, Etecsa, Minint, , Dirección de Cultura, Retomed, Mantenimiento Constructivo, Ingenieros del Tránsito.

Igualmente a Copextel, Compay Tiago, Ecometal, entre otras, además del apoyo incondicional de sus compañeros de la OCC, en las direcciones de la Oficina Técnica de Restauración y Conservación (donde se gestó el proyecto), Ercon*, Inversiones y Plan Maestro.

*Oficoda: Oficina de Control para la Distribución de los Abastecimientos

*Ercon: Empresa de Restauración y Conservación