De Milán a Plaza de Marte

Body: 

Publicado: 20 de marzo de 2018 | Por: Carlos Manuel Ponce Sosa | Fotos: autor

Desde finales del año 2016 se materializa en Santiago de Cuba un intenso movimiento socioeconómico denominado Santiago Arde*. Grosso modo, consiste en la ejecución de disímiles transformaciones en el orden constructivo de diversas zonas de la ciudad.

En tal sentido y como elemento más ambicioso de la segunda parte del “Proyecto de completamiento de Plaza de Marte y su entorno”—  se concibió la edificación de la pizzería La Scala de Milano.

En el mismo sitio donde se encuentra el inmueble que actualmente constituye «el tercer eslabón» de la triada: Café Mama Inés‒Chocolatera Fraternidad, existía una vivienda de madera en malas condiciones técnico‒constructiva, la cual rompía con la línea de fachada impuesta por los edificios próximos, todos de mayor grado de protección. 

Luego de que la familia que habitaba el local fuera reubicada, un amplio grupo de entidades, liderados por especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad, comenzó a concebir La Scala de Milano desde su cimentación, a mediados del año 2017.

Desde un enfoque estructural y urbanístico la pizzería es una obra con muchos rasgos de modernidad. Al respecto, la arquitecta Ivette Borjas Martín, especialista del Plan Maestro de la ciudad, señaló que se procuró —sin constituir un anacronismo— no copiar los códigos de los edificios circundantes, donde predomina la arquitectura de estilo ecléctico y colonial.

“La intención fue añadirle valores de actualidad. Tiene una fachada acristalada, sin embargo en materia de altura o puntales intentamos que el diseño se integrara a los demás inmuebles de Plaza de Marte.

“El propósito de dotar completamente la fachada de La Scala de Milano de cristales, responde a la idea de que las personas puedan aprovechar esa relación especial, establecida de manera cómplice entre el ambiente interior y el mundo exterior. Por eso, el inmueble también posee un segundo nivel con pasillos laterales, así, el cliente tiene la posibilidad de no perder el vínculo con la Plaza”, concluyó.  

Pero no piense amigo lector que no vamos a saciar su curiosidad sobre el por qué la pizzería de Plaza de Marte evoca el nombre del afamado teatro de ópera italiano.

La fundamentación para esa respuesta tiene un componente físico y otro cultural. Partiendo de esto último, originalmente el establecimiento se concibió para que el usuario disfrutara al unísono de los platillos en oferta, teniendo como especialidad principal la pizza (en evidente apología al producto europeo) y variadas propuestas culturales, sobresaliendo la música y las artes plásticas.

 Mientras tanto, desde la óptica física, a la hora de apreciar el complejo gastronómico: Mama Inés‒La Scala de Milano‒Chocolatera Fraternidad, ya sea desde una perspectiva frontal o vista aérea, existe una diferencia de escala entre los 3 edificios.

Sin dudas, la materialización de lo que también se conoce como “Complejo Fraternidad”, comercialmente a cargo de la Empresa Compay Tiago, realza el valor urbanístico que ha tenido siempre Plaza de Marte como polo articulador de la zona alta con la zona baja (La Alameda) de la urbe. Al decir de la arquitecta Borjas Martín: “Con las últimas transformaciones le hemos devuelto a la Plaza el valor intrínseco que ella tiene y se merece”.

 

* Santiago Arde: proceso constructivo, renovador e integrador en Santiago de Cuba, que tuvo su semilla en el Corredor Patrimonial Las Enramadas a finales del año 2016, a partir de un incendio que devastó varias unidades comerciales y gastronómicas de esa populosa arteria.